Lleno hasta “la bandera” y éxito artístico conforman el resultado de la tercera prueba puntuable del XXX Festival Internacional de Cante Flamenco que se celebró en el inmenso ruedo gastronómico del Restaurante “La Peña” que, con su propietario al frente, Pedro Lucas, supo transmitir esta «pata negra» poco valorada de la cultura española a su numerosa parroquia que se citó en el complejo culinario de la antigua Carretera de Águilas.

Jerónimo Martínez. Durante más de tres horas dieron el do de pecho siete artistas llegados desde diversos puntos de la vecina comunidad andaluza para intentar hacerse un sitio en la semifinal del evento flamenco organizado por la Peña Cultural Flamenca “Ciudad del Sol” el próximo 5 de Noviembre en las tablas del lorquino Teatro Guerra. La gala, conducida por Luis Terry, comenzó con la sanluqueña Alba Bazán, que inició su trilogía de palos con caracoles para continuar con una granaina y media y culminar con seguiriya, acompañada a la guitarra por Manuel Lin, arrancando los olés del público congregado.

El jiennense de Linares Juan Fuentes Pavón, escoltado por Antonio Fernández “El Torero” en las cuerdas de su guitarra, arrancó su actuación por mineras, precedentes a las bulerías y al igual que su antecesora, acabar por seguiriyas. Después ocupó el tablao la cordobesa de Lucena Araceli Campillos, con Luis Calderito en la guitarra. Campillos mostró su sentimiento flamenco con una granaina y media que precedió a las alegrías, muy jaleadas por los asistentes, y los olés del respetable al finalizar con una seguiriya.

Por su parte, Paqui Redondo, acompañada a la guitarra por Luis Calderito –su esposo y guitarrista de Juan Valderrama los últimos 15 años- dejó patente su origen cordobés, interpretando cartageneras, seguiriyas y una aportación personal en el romance de pie que fue dedicado a su tierra natal, recibiendo el reconocimiento unánime.

El quinto y, quizás, el mejor de la velada y más que probable semifinalista, Francisco Heredia, natural de Linares, que se hizo acompañar por Julio Romero, inició su tiempo a base de malagueñas, continuando con tarantos de su cuna de nacimiento y un prodigioso tiento, que puso de manifiesto el poderío de este cantaor, que escuchó los aplausos del público puesto en pie.

Manuel de Monte, residente en Huelva pero natural de la sevillana Mairena del Alcor, acudió a Lorca para lucirse a base de tonás, tarantas cortas de Linares y cantiñas. “El Torero” acompañó a Manuel de Monte. Y por último, el sevillano José Olmo Carrasco, también con “El Torero” en la parte musical, cantó una malagueña y abandolado, soleá por bulerías y tonás.

Tras el maratoniano espectáculo de buen flamenco, el Presidente de la Peña Flamenca “Ciudad del Sol” Cayetano Padilla agradeció a Pedro Lucas su colaboración como Gerente del Restaurante “La Peña”, recordando que la peña tiene tras de sí 32 años de una bonita historia de arte, y de manera especial, el festival que está considerado como el quinto de España en su género. Padilla también puso énfasis en reconocer el trabajo desarrollado por quienes le precedieron en el cargo tiempo atrás, finalizando con un importante aserto y es que el flamenco está considerado como Patrimonio de la Humanidad. Estas palabras fueron contestadas por Pedro Lucas considerando como “buen evento” el acaecido con el respetuoso saber estar de los aficionados, reconociendo que se había emocionado varias veces para concluir afirmando que “la juventud es necesaria” para seguir contando con el flamenco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.